Instituto de Medicina Homoeopatica

Home » Uncategorized » Homeopatía: retornando a la Fuente

Homeopatía: retornando a la Fuente

Con este título que parece sacado de la saga Star War, quiero compartir contigo mi momento evolutivo en este noble arte de curar, después de más de 30 años de dedicación exclusiva a la práctica medico-clínica homeopática.
En el año 1982 me licencié en Medicina por la Universidad de Sevilla, y a los 2 años me trasladé a México D.F. durante un año, para adquirir mi primera Formación Continuada en Homeopatía bajo la dirección de varios de los discípulos más allegados del Profesor Proceso Sánchez Ortega. Por todos conocidos como uno de los promotores de la doctrina miasmática y su aplicación clínica, en base a la impregnación o modulación miasmática que tiene cada afección, síntoma o medicamento homeopático experimentado. Llevando la influencia miasmática desde el plano puramente físico hasta las instancias más elevadas de la mente y el espíritu humano.
Tanto el Dr. Proceso de la Escuela de Homeopatía Mexicana como el Dr. Tomas Paschero de la Escuela Homeopática Argentina fueron mis mayores referencias para la práctica clínica de la homeopatía que comenzaba a ejercer en mis primeros años.
T. Paschero infunde a la homeopatía de su tiempo un cariz transcendental llevando lo psicosomático y la comprensión del núcleo fundamental de la psique humana un valor primordial a la hora de encontrar el Similimun.
Todo este background académico, hizo que mi practica se orientara más hacia los síntomas mentales del paciente, y a su psicobiopatografía, dejando en segundo término los síntomas físicos y sus modalidades, tan preciados para encontrar el remedio homeopático adecuado.
Este enfoque me abocaba más y más a encontrar el remedio único de la persona desde el momento de nacer, remedio que en muy, muy escasas ocasiones encontraba y dejando habitualmente ese sabor de fracaso en la prescripción correcta a pesar del gran esfuerzo y tiempo invertido en aras de su consecución definitiva.
A lo largo de mi vida la Homeopatía siempre ha sido mi pasión principal y en mi afán de comprenderla en profundidad he recorrido e investigado otros campos y disciplinas incluyendo el aprendizaje de la lengua inglesa, que me da acceso a un gran numero de textos, Materias Medicas y Repertorios aun no traducidos al castellano.
En todos estos años he visto como colegas con gran dedicación a la Homeopatía y con muchas ganas de contribuir a, lo que Hahnemann inmortalizó en el segundo parágrafo de su Órganon, “restablecer la salud de manera rápida, suave y permanente….” empezaban a buscar en otras fuentes y disciplinas ese ideal que la homeopatía y todas las corrientes modernas (que se apartan de las bases establecidas por su fundador) no podían satisfacer.
Como otros colegas han reflejado ya en esta web del IHM, la presencia del pensamiento Kentiano en todas nuestras enseñanzas homeopáticas, ha dado pie a que lo Homeopatía Hahnemaniana original, en su evolución natural, quede expuesta a toda clase de interpretaciones e influencias, sin haber sido éstas contrastadas realmente con la autentica fuente; esto ha creado un diversificación tal, que hoy en día cada homeópata puede tener una visión completamente diferente del caso clínico que tiene delante y por tanto su prescripción variará, dependiendo de la escuela o interpretación homeopática de donde provenga.
Estoy completamente convencido de que el axioma “ lo correcto es lo más fácil” puede aplicarse perfectamente Al Arte Curativo Homeopático. Y con este anhelo tuve la oportunidad de conocer al Dr. Gary Weaver en el año 2014 durante un fin de semana en el que nos expuso la Homeopatía a la luz de los ojos de Hahnemann.
Durante su exposición no fue sino una grata sorpresa comprender que lo que el Padre de la Homeopatía nos había legado, junto a su discípulo Boenninghausen, no fue más que la esencia y la síntesis más depurada de toda su labor de investigación y clínica. Y que ello aportaba al momento actual de la evolución Homeopática una necesaria coherencia (entre los principios fundamentales y su aplicación clínica), simplicidad (comprensión de lo que hay que curar en cada caso individual), profundidad (partiendo del momento presente hasta la causa sostenedora) y certeza (en la prescripción del remedio más adecuado).
La Homeopatía de hoy a mi parecer necesita esta visión de síntesis, de aunamiento de todo lo que es esencial y verdadero desde sus principios fundamentales, la experimentación pura y la clínica realizada bajo estos principios.
A todo lo demás no le llamaría Homeopatía, simplemente para no confundir a los que comienzan y no perdernos a los ya veteranos.
Hahnemann ahora es el faro al que debiéramos acudir una
y otra vez, y Boenninghausen facilita el camino para acceder a su pensamiento y su hacer clínico.
Y en la actualidad, este es el foco principal del Instituto de Medicina Homeopática, transmitir la Homeopatía y formar Homeopátas desde su fuente original.

Mi agradecimiento al Dr.Gary Wever como director y principal promotor de este noble proyecto. Y a todos mis colegas que en el participan.

Dr. Antonio Gil Ortega


Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

Enter your email address to follow this blog and receive notifications of new posts by email.

Join 11 other followers

%d bloggers like this: